La figura del farmacéutico y el uso de inhaladores

La figura del farmacéutico y el uso de inhaladores

Las afecciones relacionadas con el pulmón y las vías respiratorias, conocidas como enfermedades respiratorias crónicas, suelen ser tratadas con inhaladores, ya que permiten que el medicamento actúe de forma directa en el árbol bronquial. Entre ellas encontramos, por ejemplo, el asma o la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Según estudios de la OMS, Organización Mundial de la Salud, actualmente cerca de 235 millones de personas padecen asma, cerca de 64 millones sufren EPOC y no son pocos millones tampoco los que padecen rinitis alérgica y otras ERC que muchas veces no llegan a tener un diagnóstico.

Como hemos dicho, estas enfermedades suelen ser tratadas con unos dispositivos de inhalación, pero tan solo una minoría de los afectados realiza la técnica correctamente. Hay una serie de indicaciones a tener en cuenta cuando se usa un inhalador.

En primer lugar el paciente debe saber que existen distintos tipos de dispositivos inhaladores (de polvo multidosis, polvo unidosis o cartucho presurizado) que varían según la edad, características individuales, capacidad pulmonar inspiratoria y preferencias personales del paciente. También debe tener en cuenta, en caso de estar tratándose con más de un inhalador, en qué orden se administrarán, y aquí cobra mucha importancia la figura del médico y el farmacéutico. Otra recomendación es enjuagarse la boca después de usarlos, en caso de que el inhalador contenga en su composición corticoide, para eliminar restos de medicamento que hayan podido quedar en la boca o garganta y evitar la aparición de candidiasis en la boca.

El paciente debe ser consciente, en definitiva, de que el tratamiento tiene como finalidad que respire correctamente y que esto sólo sucederá si lo usa correctamente; ha de atender a las indicaciones del profesional sanitario (en este caso el farmacéutico) sobre la utilización adecuada del dispositivo; y deberá llevar un mantenimiento correcto del mismo para que su efectividad no se vea afectada.

Muchos farmacéuticos y pediatras son conscientes de esta situación y por ello se han unido para llevar a cabo una iniciativa coral que han bautizado como PedYFarma. Su objetivo es minimizar los errores en el uso de estos dispositivos inhaladores en patologías como el asma o la bronquitis, y aportar conocimiento para los usuarios de estos. Estos 18 profesionales de distintas comunidades autónomas se han unido a través de la red social Twitter, pero no será solo por aquí donde informen a los pacientes de el correcto uso de sus medicamentos, también lo harán en sus consultas y farmacias. Se dividen en cuatro equipos: uno de ellos gestiona la comunicación en Twitter, otro elabora las infografías que se usarán para enseñar de forma más visual y fácil el buen uso de los inhaladores, otro crea las guías y el último se dedica al tratamiento de datos. Todo destinado a colaborar y hacer una educación sanitaria que mejore el tratamiento de estos medicamentos.

La farmacia comunitaria y la pediatría han dado un gran paso en esta colaboración, mostrando la importancia y eficacia de un trabajo colaborativo que juegue siempre en beneficio de los pacientes. Y es que la correcta administración del medicamento, siempre fundamental para su efectividad, cobra una importancia capital en el caso de los inhaladores.

COMPÁRTELO

NOTICIAS ACTUALIDAD