Los Sistemas Personalizados de Dosificación y la adherencia al tratamiento

Los sistemas personalizados de dosificación

La farmacia comunitaria es un centro sanitario, y con tiempo y esfuerzo el mensaje cala cada vez más profundo en la población. No es un mero centro de dispensación de medicamentos, sino que es un eslabón más, muchas veces el primero, de la cadena de atención al paciente del Sistema Nacional de Salud. Como lugar especializado en la manipulación y dispensación de fármacos, supone para muchas personas la primera toma de contacto con profesionales sanitarios… y también la última, ya que ofrecen su compañía y consejo durante el tratamiento.

Los servicios profesionales farmacéuticos se están asentando como uno de los pilares de la atención sanitaria en diversas circunstancias, como la cronicidad o la polimedicación. Y en esta línea, tiene cabida mencionar uno de los servicios pioneros de la botica, y de los más extendidos y asimilados por los pacientes: los SPD (Sistemas Personalizados de Dosificación).

¿Cómo ayudan al paciente crónico y polimedicado los SPD?

No son pocos los datos que avalan los beneficios de los SPD como método para mejorar la adherencia al tratamiento y, por tanto, su efectividad. Según datos de un estudio presentado en el X Congreso Farmacéutico de Castilla y León, este sistema ayudó a los pacientes hipertensos a mejorar su presión arterial y a pacientes con diabetes a reducir sus parámetros de glucemia basal. Estos sanitarios se suman a la ventaja del ahorro que una buena adherencia supone respecto a los costes de la medicación del paciente crónico.

Sin embargo, la farmacia comunitaria no está ni debe estar sola en este camino. Como se desprende de las conclusiones del pasado Congreso Nacional de Atención Farmacéutica, el trabajo coordinado entre profesionales sanitarios contribuye a reducir el riesgo derivado del uso de medicamentos, y fortalecer esta relación y comunicación se encuentra entre los retos más actuales de la botica y del Sistema Nacional de Salud.

Esta colaboración es totalmente extensible al desarrollo de los Sistemas Personalizados de Dosificación, y en algunas regiones ya se han puesto manos a la obra. En Baleares, por ejemplo, se puso recientemente en marcha un taller formativo sobre SPD para profesionales de la medicina y enfermería de atención primaria. El objetivo es que se familiaricen con el protocolo existente en las farmacias comunitarias sobre este servicio y el médico tenga más conocimientos a la hora de decidir para qué pacientes puede ser adecuado.

El SPD supone una magnífica herramienta para mejorar la calidad de vida del paciente crónico, su adherencia al tratamiento y la evolución de su patología, y la colaboración entre consulta y botica puede ayudar a explotar estos beneficios. ¿Cuál es el futuro de los SPD?

COMPÁRTELO

NOTICIAS ACTUALIDAD